Los instrumentos para la evaluación docente están mal planteadas


Los instrumentos para la evaluación docente están mal planteadas

Docentes creen que las herramientas de la evaluación están mal planteadas, que son subjetivas y tampoco respetan la ley. Mientras autoridades educativas manifiestan que solo con estas se garantizará la calidad educacional: Los docentes retornaron progresivamente a las aulas, pero mantienen su rechazo a la evaluación de desempeño docente tal y como está planteada. La expresión masiva es que el Ministerio de Educación (Minedu) utilizará instrumentos subjetivos, que no están acorde a la realidad de las regiones del Perú. Las mediciones arrancan este año a las profesoras del nivel inicial.

En conjunto, la evaluación consta de cuatro instrumentos. El gerente regional de Educación, Guido Rospigliosi Galindo, explicó que el primero corresponde a las rúbricas de observación en el aula; son seis y son las más cuestionadas por los profesores (fueron desarrolladas en la edición del 27 de agosto). En esta fase, el director acreditado observará durante 60 minutos el desempeño del maestro en el aula. La fecha de la prueba será acordada con anticipación y si el docente no la supera, tendrá una oportunidad más para rendirla.

El segundo instrumento es la pauta de observación de la gestión del espacio y los materiales en el aula. En esta fase, dos evaluadores, de forma inopinada visitarán la clase del docente. Calificarán cinco criterios: seguridad, limpieza, bienestar, accesibilidad y organización. Serán dos visitas como mínimo y cuatro como máximo.

La encuesta a las familias es el tercer instrumento. Será entregada a los padres y tiene dos partes, la primera indaga sobre la comunicación del maestro con el padre de familia y la segunda sobre la atención que brinda a los niños. La encuesta es anónima.

El cuarto y último instrumento es la pauta de valoración de responsabilidad y compromiso del docente. Aquí calificarán si el profesor cumple con el horario establecido, si llega tarde o tiene faltas. El medio de verificación es el parte de asistencia.

En base a los cuatro instrumentos se establecerá el puntaje final que es sobre cuatro. El profesor debe obtener como mínimo un promedio de 2,6 en el conjunto de instrumentos para superar la evaluación.

La especialista en Educación Inicial, Olivia Tokunaga, manifiesta que el modelo de evaluación está bien planteado ya que mide aspectos imprescindibles para garantizar calidad de aprendizaje. A diferencia de una prueba escrita que recoge el conocimiento, este modelo se centra en el hacer.

PUNTOS EN CONTRA
La insistencia del Minedu en que la prueba es formativa y no punitiva no convence a los docentes. Para ellos, la intención de despedirlos es clara.

Esperanza Medina, especialista en Educación, del instituto Crece, analizó el modelo de evaluación y sostuvo que está completamente fuera de lugar, desde el punto de vista pedagógico, social, procedimental y humano.

Refiere que el objetivo de una evaluación es recoger la realidad y en función de ello, introducir elementos de cambio, asignar mejor los recursos y potenciar la función educativa.

Para la especialista, el docente ha sido reducido a su mínima expresión por todos los gobiernos. "¿Es justo que ahora se les quiera exigir una talla alta cuando siempre los han mantenido en la mínima".

Sostiene que el 80% de docentes está inhabilitado por el propio sistema educativo a responder el reto que ahora se les pide. Coincidió en que los instrumentos son subjetivos. Bajo su análisis, pretender que un niño esté atento casi una hora es absurdo, pues pedagógicamente, un escolar atiende diez minutos. Por eso los maestros deben acudir a múltiples recursos, sobre todo lúdicos, hacerlos interactuar para captar la atención.

COLEGIO DE PROFESORES
Acerca del resto de instrumentos, dijo que no se puede imponer una forma cuadrada y decir que así debe ser. Además, que la responsabilidad y el compromiso se mida en base a la asistencia y puntualidad es errado.

En tanto, el decano del Colegio de Profesores del Perú, Alex Paredes Gonzáles, manifestó su oposición a la evaluación. Refirió que para elaborar la evaluación de desempeño, el Minedu no respetó la Ley General de Educación. En esta se señala que el profesor debe "participar en los programas de capacitación y actualización profesional, los cuales constituyen requisitos en los procesos de evaluación docente". Agrega que el artículo 57 también estipula que la evaluación debe ser con la participación de la comunidad educativa y la institución gremial. Y en el artículo 80, letra f, se establece que el Minedu debe "dirigir el Programa Nacional de Formación y Capacitación Permanente del magisterio en coordinación con las instancias regionales y locales".

Gonzáles recordó que tal programa no existe en la actualidad. La última vez que el grueso de docentes fueron sometidos a capacitación fue en 1995, cuando se aplicó el Plan Nacional de Capacitación Docente (PLANCAD). Fue un sistema de formación continua, obligatorio, que duró un año. Pese a que hubo otro en 2008, no fue obligatorio y solo un porcentaje se capacitó.

Por eso, el Colegio de Profesores plantea que la evaluación sea suspendida este año, el 2018 se aplique el Programa de Actualización y recién el 2019 se haga la evaluación.

Paredes criticó que en Arequipa, el Minedu haya enviado a una psicóloga para hacer los talleres de profundización a los maestros que serán evaluados y no a profesionales en Educación.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.