IMAN CHAY: Este ingenioso aplicativo te enseñará el quechua de forma sencilla



IMAN CHAY: Este ingenioso aplicativo te enseñará el quechua de forma sencilla

HERRAMIENTA DIGITAL IMAN CHAY FUE CREADA POR LOS HERMANOS HURTADO BONILLA: El quechua es sensación también en la tecnología digital. Un grupo de fieles seguidores del idioma ancestral peruano han creado un aplicativo móvil para promover su enseñanza y difusión, dentro y fuera del país, de una forma sencilla y divertida.

Parte de ese grupo de entusiastas impulsores es la familia Hurtado Bonilla, un grupo de hermanos nacidos en la ciudad de Jauja, región Junín, que durante sus estudios en las prestigiosas universidades de Florida International y Atlantic International, ambos de Estados Unidos, creó este ingenioso aplicativo móvil al que bautizaron con el nombre de "Iman Chay?".

El App enseña el quechua de una forma sencilla, entretenida, didáctica a modo de adivinanza al interpretarse el "Iman chay?" en "¿Qué es eso?". El usuario podrá aprender al apreciar los dibujos y acertar con letras a ordenar el termino correcto.

Candy Hurtado Bonilla, la última de los cinco hermanos dos con doctorados en Ciencias de la Computación y Maestrías en Estudios Andinos, explica a la Agencia Andina que de niños no hallaron la facilidad de aprender el quechua.

Entonces, comenzaron a interpretar en sus composiciones musicales, porque también son músicos, a adentrase en el quechua bajo esa misión de investigar, promover, buscar el desarrollo de la cultura andina y lograr el resurgimiento de la lengua nativa.

El entusiasmo por estudiar el idioma los llevó a asimilar el quechua cusqueño con el chanca (andahuaylino-Ayacuchano) "es ahí que pretendemos el proyecto del aplicativo, porque al ir aprendiendo más el vocabulario vimos la necesidad de buscar algún sistema para poder memorizar mejor".

Según relata, empezaron dibujando objetos y dándole nombres, fue tanta la expectativa que las sobrinas de Candy participaron, los doctores en informática conllevaron la idea a concretarlo en el aplicativo, y ahora es sin duda alguna un soporte para aprender el quechua.

"No son muchas palabras, están con unas 50 con sus dibujos, pero ahorita mismo estamos trabajando en la revisión y estamos añadiendo unas 70 palabras más", expresó.

El aporte de la población

Candy mencionó que cada vez perfeccionan más el propósito y en el objetivo será importantísimo el apoyo de la comunidad quechua al compartir sus términos "vamos a empezar a reunir el vocabulario de otros quechuas para ver si lo vamos incluyendo en la aplicativo".

Jermani Ojeda, curahuasino y docente de quechua en la Universidad de Texas, sostuvo que es un gran aporte en el inicio del aprendizaje del idioma "es un juego divertido, puedes aprender verbos y nombres en el quechua mientras ves imágenes y ordenas las letras, tiene una música de fondo y si aciertas escuchas la voz "kusa allinmi' muy bien, y si fallas escuchas "yapachaykuy' vuelve a hacerlo. De hecho, lo recomendaré a mis estudiantes".

Para el joven promotor del quechua cusqueño Javier Checya "Papicha Javier", "Iman chay?" es un excelente aplicativo para niños y adultos "es atractivo con los dibujos y la manera lúdica para aprender el runasimi (habla del hombre). Es una forma de seguir fortaleciendo nuestro idioma".

Urpi Camacho, apurimeña, promotora del quechua, considera que el App es una revolución con el uso de las redes sociales "de esta manera se está reivindicando el idioma y visibilizando la enseñanza y práctica de nuestro Runasimi".

El aporte del aplicativo, según destaca Candy fue posible con docentes como Américo Mendoza Mori, la familia de los Hurtado Bonilla, el doctor en informática David Villegas y la colaboración de los ganadores de los Quechua Digital Activist Awards 2020 presentados por la organización estadounidense Quechua Alliance, Rubén Enríquez Condoris, creador de Quechua Studio y Liz Camacho de Urpichakunaq Rimaynin.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.