GAOCAO: El exigente examen de admisión que participan más de 10 millones de chinos



GAOCAO: El exigente examen de admisión que participan más de 10 millones de chinos

EL "GAOCAO' CHINO, ALGO MÁS QUE UNA TEMIDA PRUEBA DE SELECTIVIDAD: La presión social para alcanzar una buena nota que permita ir a las mejores universidades genera una enorme carga psicológica en los estudiantes. No es extraño que los adolescentes chinos sientan escalofríos cuando escuchan la palabra Gaokao.

Cada año, China entera se paraliza los días 7 y 8 de junio. En estas fechas no hay nada más importante en el país asiático que el gaokao, que es el nombre en mandarín de la temida prueba de selectividad. Un exigente examen de entrada a la universidad, conocida popularmente como la "batalla del porvenir", en la que los estudiantes se juegan literalmente su futuro. De su nota depende el éxito o fracaso de su vida profesional, personal e, incluso, su futuro matrimonio.

Esta cita académica, que se implantó en 1952 y se interrumpió durante la década de la Revolución Cultural, se celebra de forma ininterrumpida desde 1977 y se ha convertido en el mayor examen de ingreso a la universidad del mundo. No solo por el número de aspirantes (este año concurren más de 10 millones de estudiantes), sino también por la ingente cantidad de personas que moviliza entre alumnos y familiares y profesores que acompañan a los futuros universitarios hasta el lugar donde se desarrollan las pruebas.

Una movilización que se explica por la propia estructura social del país, en el que tener un título universitario está considerado como una garantía para disponer de un buen trabajo y un salario digno. Unas metas que muchas jóvenes plantean como condiciones indispensables a sus pretendientes para contraer matrimonio y formar una familia en el futuro. Y a muchos aspirantes a estudiar una media de diez horas diarias durante años para prepararse para superar el gaokao con buena nota.

Pero ¿en qué consiste este examen criticado por la presión a la que somete a los estudiantes y sus exageradas medidas de control? Pues se trata de cuatro pruebas de entre dos y tres horas de duración cada una que tienen lugar durante dos días y ponen a prueba los conocimientos de chino, matemáticas y una lengua extranjera (generalmente inglés) de los alumnos. A ellas se añade otra con preguntas de física, química y biología, si han apostado por ciencias o de geografía, historia y política, si lo han hecho por humanidades.

Las pruebas son tipo test, excepto la de chino, en la cual el aspirante debe desarrollar en una hora un tema entre dos opciones a cuál más elíptica. Así, por ejemplo, en 2015 había que escoger entre: ¿De qué color son las alas de una mariposa? y ¿A quién admiras más, a un investigador de biotecnología, a un ingeniero técnico o a un fotógrafo?





Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.