De espaldas a la escuela publica (Claudia Beltrán)


De espaldas a la escuela publica (Claudia Beltrán)

Este año fue malo para la educación pública en el país. La huelga docente paralizó labores por meses. Temen deserción e incumplimiento de las metas: La escuela pública está en la cuerda floja. A días de concluir el accidentado año escolar, a la vista se abren muchas interrogantes. Una de ellas, ¿si los escolares habrán aprendido lo que debían? Por otro lado, cientos de padres evalúan el traslado de sus hijos a centros particulares.

En definitiva son consecuencias de la última paralización del magisterio que en algunas regiones se extendió hasta dos meses. La recuperación de las actividades escolares continuarán hasta fin de mes.

El gerente de Educación Guido Rospigliosi; la exministra de Educación Patricia Salas O'Brien y el secretario de Comunicaciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sutep, José Carlos Vega, no descartan lo que ocurrió en el 2013.

Dos contundentes paralizaciones durante el 2012 (del 20 de junio al 12 de agosto y del 05 de setiembre al 05 de octubre) pasaron una cuantiosa factura. Los padres de familia perdieron confianza. Hicieron que sus hijos migren a los colegios privados.

Según el Ministerio de Educación (Minedu), el 2013 la población escolar de colegios privados aumentó de 116 mil 069 el 2012 a 128 mil 699, el año siguiente. En los colegios estatales se mantuvieron en 173 mil. Apenas aumentaron unos cientos. A la escuela pública, le tomó cuatro años recuperar el paso. La exministra Salas señaló en anteriores entrevistas que el nivel en la escuela pública había mejorado. La huelga magisterial -justificada por mejores sueldos y oposición a la evaluación censal- habría hecho retroceder esos progresos.

Para Rospigliosi, lo más importante es concluir el año con el 95% de avance de la currícula y con esto demostrarle a los padres que los docentes y el Minedu sí pueden superar una crisis.

IMPACTO NEGATIVO
Carmen Apaza (34) confió ciegamente en la educación estatal hasta este año. Durante la paralización, a diario esperaba que su hijo Juan José vuelva al colegio, pero la huelga no tenía fin. Para el 2018, decidió matricularlo en un colegio privado.

El secretario de Comunicaciones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Sutep, José Carlos Vega, explica que en Puno y Cusco, el 10% de los estudiantes migraron a medio año a planteles privados.

En el caso de Arequipa, los traslados ocurrieron en 5% de escolares de secundaria y 2% en primaria. Los de cuarto y quinto de secundaria fueron los principales afectados. "Ellos cambiaron de colegio porque quieren postular a las universidades y en medio de una paralización, no pueden", explicó.

FRACASO ESCOLAR
El fracaso escolar es otro factor que define el mal año escolar. Este ítem evalúa la repitencia y la deserción, escolares que tras la huelga ya no regresan a clases. Volvamos al escenario de 2012. Ese año el nivel secundario el fracaso se cuantificó en 10.33%, para el 2013 aumentó a 12.58%.

Para el docente José Carlos Vega, el aprendizaje debe ser continuo. Es importante concluir la currícula, pero la experiencia muestra que en tiempos de paralizaciones, los maestros apenas la cumplen en 90% , explica.

"Varios aprendizajes se dejan en el tintero y, al siguiente año, los menores no pueden recuperar.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.