El Movadef en las aulas (Augusto Álvarez Rodrich)


El Movadef en las aulas (Augusto Álvarez Rodrich)

¿Los partidos democráticos podrían debatir con ellos? La ¿denuncia' del Ministerio del Interior de que hay cinco mil maestros vinculados al Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) no deja de ser perturbadora, pero la preocupación debiera ir bastante más allá de solo eso.

El dato lo ofreció el viceministro de Orden Interno, Rubén Vargas, quien precisó que 4,819 maestros firmaron el padrón de afiliados que el Movadef presentó en 2011 al JNE para inscribirse como partido político.

Se puede especular que los maestros vinculados al Movadef podrían ser hoy más de cinco mil porque su membresía podría haber crecido, y porque no todos lo movadefistas profesores habrían firmado el planillón.

El Movadef reiteró a inicios de 2015 la solicitud con la creación del Fudepp para participar en las elecciones presidenciales del año siguiente.

El JNE desechó la solicitud porque el Movadef no alcanzó el número de firmas requeridas y por su incapacidad de deslindar con el terrorismo que realizó Sendero Luminoso. Pero no se debe descartar que vuelvan a intentarlo para las elecciones regionales y municipales de 2018.

No hay duda de la relación del Movadef con SL, aunque es cierto que la agrupación fundada por Abimael Guzmán declara hoy estar derrotada, haber depuesto las armas y buscar una inserción en la vida política formal del país. Pero el "pensamiento Gonzalo' es el credo del Movadef.

Que es, precisamente, lo que el Movadef estaría buscando con el liderazgo que ha conseguido en la reciente huelga de maestros, ante el debilitamiento del Sutep, y la ausencia del resto de fuerzas políticas democráticas, como explica bien Isabel Coral Cordero en un envío reciente de Otra Mirada.

Es obvio que la agenda del Movadef es, como recuerda Coral, "la salida política a los asuntos derivados de la guerra, la amnistía para sus presos políticos y la recentralización de sus fuerzas políticas", para lo cual ha tenido un logro saltante y preocupante: la relación privilegiada establecida con algunos gobiernos regionales y locales. Algo muy útil para una elección.

Sin duda es un fenómeno preocupante, pero tanto como la pasividad de los partidos políticos democráticos, pues es claro que esta batalla ideológica no se gana con represión o prohibiciones, sino con representación política, la fuerza de las ideas, y las ganas y la capacidad de debatirlas.

Pues si ni eso pueden hacer, ¿para qué diablos están? Ojalá que esta vez los políticos no crean, como en buena parte del tiempo de la violencia, que la solución es policial, pues, hoy como ayer, la respuesta principal es política.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.