¿Cómo quieres que corrija si no me dices en que me equivoqué? (2da parte de «Soy un lector incompetente, a juzgar de las ECE y PISA») León Trahtemberg


¿Cómo quieres que corrija si no me dices en que me equivoqué? (2da parte de «Soy un lector incompetente, a juzgar de las ECE y PISA») León Trahtemberg

¿Cómo quieres que corrija si no me dices en que me equivoqué? (2da parte de "Soy un lector incompetente, a juzgar de las ECE y PISA") A propósito de las pruebas censales ECE de años anteriores y las que se avecinan en noviembre, imagínense lo siguiente: un padre o una madre reciben del colegio un boletín enviado por el Minedu que dice respecto al final del año escolar anterior sobre su hijo de 8 ó 10 años "El alumno está en inicio de lograr los objetivos del grado en matemáticas y en proceso en lectura".

¿Qué quiere el Minedu que hagan los padres? ¿Qué se quejen ante el director? ¿Qué le pidan una explicación al profesor sobre algo que no sabe? ¿Qué presionen a su hijo por no ser suficientemente aplicado? (mientras los padres fantasean sobre su hijo como un incompetente) ¿Qué lo presionen y castiguen para que dedique horas y horas a entrenarse en esas áreas y abandone todo lo otro que suele hacer?

¿Qué de positivo tiene todo eso?. Lo peor del asunto, es que no les dicen a los profesores ni a los padres en qué se equivocó o anda mal su hijo, ni mucho menos cómo corregirlo, ya que no devuelven el cuadernillo de preguntas y respuestas de las que se obtuvo ese resultado. Lo etiquetan con un calificativo (que es como una nota), lo que enaltece a unos pocos que tienen logros satisfactorios en ambas áreas (menos del 20% si combinamos ambas) y lapida al 80% restante a los que se etiqueta negativamente por no haber logrado el nivel "satisfactorio" en una o dos de las áreas evaluadas.

La información que le entregan a los padres es como sigue. El logro del estudiante está: previo al inicio (-nadie sabe de qué-); en inicio (logró solo los aprendizajes básicos -nadie sabe cuáles-); en proceso (logró aprendizajes parciales -no se sabe cuáles sí y cuáles no-); es satisfactorio (logró los aprendizajes esperados (¿?)). A esos datos se agrega una tabla del desempeño comparativo entre este colegio y otros de condiciones similares (no se sabe quiénes son, cuáles son sus diferencias en sus proyectos educativos y concepciones pedagógicas, número de horas dedicadas a las áreas evaluadas, etc.) y finalmente la comparación con la región y país (con menos datos aún).

¿De qué le sirve a un niño que le informen a sus padres o maestros que su hijo tiene "logro insuficiente" o "está en inicio" en una evaluación censal de lectura o matemática? Al no tener el cuadernillo del examen no puede ver en qué se equivocó, mucho menos analizar por qué se equivocó, qué fue lo que "mal entendió", qué hace falta para corregir o desaprender para reaprender una forma diferente de procesar la información... nada. Simplemente le dan un calificativo y tiene que vivir con eso. Los profesores deben adivinar en qué le fue mal, y cuál antibiótico ciego de amplio espectro entrenarlo en todo para ver si dan en el blanco la próxima vez en aquello que no se sabe qué es lo que no contestó al gusto de los evaluadores.

¿Sirve para algo todo esto? Creo que es hora que el Minedu deje de hacer cosas "porque antes se hacían" que es una forma de decir "ya invertimos tanto dinero de modo que aunque no sirva sigamos haciéndolo para justificar el dinero invertido, así a los alumnos y maestros no les sirva para nada" (o peor aún, así distorsione totalmente el sentido del aprendizaje escolar).




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.