Invertir en tecnologías digitales, pero... (Hugo Diaz)


Invertir en tecnologías digitales, pero... (Hugo Diaz)

Nadie duda la importancia que tienen las nuevas tecnologías en todo ámbito de nuestras vidas. Tampoco nadie duda acerca de la necesidad de invertir en esas tecnologías en las escuelas, así como facilitar su aplicación a través del currículo y la capacitación.

Perú es uno de los países latinoamericanos que invirtió fuertemente en tecnologías digitales para la escuela. Ello permitió su mayor democratización y acceso entre la población de menores recursos. Cabe reconocer, sin embargo, que los programas que se organizaron para aprovechar sus beneficios carecieron de propósitos claros. El Huascarán y la compra de las llamadas XO tuvieron como característica una preocupación fundamental por el hardware, pero descuidaron otros componentes necesarios para asegurar el éxito. Por ejemplo, no se adecuó el diseño curricular a su empleo, se descuidó la capacitación, el mantenimiento, la seguridad de los equipos, el monitoreo cercano de su aprovechamiento, etc.

No es una situación dada solo en el Perú. Las dificultades de implementación de las tecnologías digitales fueron en similares también en otros países latinoamericanos, incluso en España, donde estudios de su aplicación muestran que únicamente uno de cada cinco profesores las utiliza frecuentemente en sus clases mientras que entre 40% y 50% no las emplea nunca a pesar de tenerla disponible en sus escuelas.

En el Perú, todavía existe un sector importante de docentes que no posee correo electrónico y tiene dificultades de manejo del computador y navegación en las redes. Quiere decir que el principal problema que hay que enfrentar es el uso de las herramientas digitales por parte del docente en clase. Mientras no se enfrente con éxito este problema cabe preguntarse si no sería necesario mejorar la calidad de la inversión que se haga en este campo: ¿tiene sentido seguir invirtiendo para que muchas computadoras terminen almacenadas en las escuelas?

La experiencia lleva a sugerir que las inversiones futuras tengan en cuenta las dificultades que ha tenido la implementación de proyectos como el Huascarán y las XO. Adicionalmente hay que considerar la rápida obsolescencia del equipamiento digital. La utilidad de las 840 mil computadoras adquiridas mediante el Programa "Una computadora por niño" es ahora mínima. La necesidad de su reemplazo es cada vez más evidente.

Habrá que aprender de la experiencia internacional. Las alianzas entre el Estado, la empresa y la academia es indispensable en una política de desarrollo digital en educación. Es Estado no puede asumir la responsabilidad exclusiva de esta tarea.

La comunidad educativa y el país esperan un programa integral de desarrollo digital para los siguientes años y que se adopten las garantías que aseguren su adecuada ejecución.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.