La Ministra Marilú Martens debe quedarse un tiempo más (León Trahtemberg)


La Ministra Marilú Martens debe quedarse un tiempo más (León Trahtemberg)

A la pregunta de Enrique Castillo (Agenda Política-Canal N) sobre el temor de los docentes a una evaluación desconocida que puede tener consecuencias punitivas, la Ministra Marilú Martens planteó que los profesores no se oponen a la evaluación de desempeño sino al despido pos-capacitación (estabilidad laboral), y que la evaluación de desempeño que propone el Minedu con sus rúbricas ya ha sido probada en 32,000 casos de 6,000 instituciones educativas con 90% de aprobación. (Debo reconocer que no tenía idea de eso, porque no vi publicación oficial sobre ella en ningún lado, y recién Jaime de Althaus lo mencionó hace unos días en Lampadia)

La Ministra considera que las rúbricas son accesibles y que hay evidencias de que con una observación de 60' se puede evaluar al profesor (aduciendo que es el director (y subdirector) que conocen al profesor los que lo evalúan en esos 60').

Pregunto:

1) Si esa evaluación piloto fue tan exitosa, ¿no hubiera sido bueno que se comunique sobre ella a la par que se publicitaban las rúbricas y demás conceptos de la evaluación y capacitación?

2) Si tantos maestros no conocen la evaluación, no entienden o aceptan la objetividad de las rúbricas, y no confían en los evaluadores, ¿no hubiera sido bueno considerar más estrategias generadoras de confianza antes de insistir solamente en la evaluación tal cual, con el único argumento que habrá capacitación para tal evaluación? Hay experiencias en otro país en el cual las primeras evaluaciones eran voluntarias, incluyendo incentivos salariales, al menos hasta que se conoció bien en qué consistían y los resultados habituales. Con ello se redujeron las resistencias.

3) Si es cierto que los directores y subdirectores conocen a los profesores por su trabajo todo el año ¿por qué no dar peso en la evaluación a ese conocimiento, en vez de concentrar la evaluación en esa clase de 60'? ¿No puede el director ir dando feed-back durante el año al profesor cuyas clases visita, de modo que éste debidamente acompañado pueda ir superando las dificultades que eventualmente podría evidenciar? Es la acumulación de esas visitas y feed-backs los que deberían ser la base de la evaluación de desempeño.

4) ¿En qué consistiría esa capacitación a los evaluados? ¿A cargo de quién estaría?

Quizá tener más audacia en las estrategias y claridad en la comunicación a los maestros reduzca los temores que suscita la evaluación de desempeño y la capacitación a la que conlleva.

Dicho esto, pienso que no es momento para pedir la salida de la Ministra Martens. Está logrando organizar a su equipo, ha sido autocrítica cosa que los educadores valoramos mucho de los pocos políticos que lo hacen, ha sacado conclusiones de lo ocurrido con las huelgas magisteriales poniéndola en mejores condiciones para encarar lo que sigue, ha trabajado duro para cumplir sus tareas ante el fenómeno del Niño costero, ha empezado a tomar iniciativas correctivas largamente esperadas con las pruebas censales, se ha mostrado muy democrática y tolerante con los discrepantes... merece más tiempo para avanzar asuntos urgentes que apremian al sector, más aún en un contexto de ajuste presupuestal para el próximo año.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.