Recomiendan aplicar neuroeducación para enseñar a niños menores de 5 años


Recomiendan aplicar neuroeducación para enseñar a niños menores de 5 años

En los primeros cinco años de vida se genera la mayor cantidad de conexiones nerviosas en el cerebro: el doble de la actividad cerebral que tiene un adulto. Todo este potencial es estudiado por la neuroeducación para conocer cómo funciona el cerebro de un niño mientras está aprendiendo.

"Cada persona tiene un sistema nervioso único, razón por la cual los métodos de enseñanza tradicionales no se ajustan a todos los individuos. Si se consideran los aportes de las neurociencias en el diseño de propuestas de aprendizaje para los niños, se obtendrán mejores resultados en la adquisición de competencias y habilidades cognitivas, sociales y hasta digitales", comentó Anna Lucia Campos, especialista internacional en Neuroeducación.

Ella y Maribel Cormack, docente de educación inicial premiada con las Palmas Magisteriales del Ministerio de Educación, brindarán un conversatorio gratuito este martes 25 de abril en la Fundación Telefónica para los docentes y padres de familia interesados en aplicar la neuroeducación dentro y fuera de las aulas.

Campos adelantó cinco recomendaciones claves basadas en esta nueva tendencia educativa para potenciar el aprendizaje de los pequeños:

• Motivación: mantener a los niños motivados con actividades que son de su interés; la curiosidad es la que enciende la emoción y el aprendizaje. Estos componentes deben estar presentes en las actividades o juegos que se diseñen para los niños.

• Actividad física: el ejercicio físico prepara al cerebro para el aprendizaje y mejora habilidades como la memoria y la atención. De igual manera, se necesitan momentos de relajación y respiración para fijar estos aprendizajes.

• Autoestima y autorregulación: el desarrollo de competencias emocionales y habilidades sociales es indispensable desde primera infancia, tanto para inculcar el respeto por los demás, enseñar a trabajar de manera colaborativa y creativa, como para afrontar retos y dificultades individuales.

• El juego: es la herramienta de aprendizaje por excelencia en la primera infancia. El juego libre, exploratorio y en grupo permite al cerebro generar patrones, estrategias, formas de percibir el mundo, de resolver problemas, de crear, de probar, de aprender.

• Interacción con los sentidos: las construcciones mentales y nuestra idea del mundo, provienen de la interacción de nuestros sentidos con el ambiente. Mientras más rica (no en cantidad sino en la calidad) y variada sea, mayor información estará recibiendo el cerebro.




Recibe directamente las noticias ingresando tu correo:

(Le llegará un mensaje para confirmar la suscripción.)
Con tecnología de Blogger.